Seminario Régimen de Gobierno para un Chile del siglo XXI

Seminario Régimen de Gobierno para un Chile del siglo XXI

martes, 26 de julio de 2016

El nunca más de Cheyre

  Por Javiera Santander A.

El pasado 7 de julio del presente año, se decreta la detención e inicio del procesamiento del ex Comandante en Jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre, por ser cómplice de la muerte de 15 jóvenes asesinados dentro del caso denominado Caravana de la Muerte, en su paso por la cuarta región de nuestro país. El ministro de fuero Mario Carroza, quien lleva la investigación de diversos crímenes cometidos bajo este procedimiento militar, decretó la detención de Cheyre junto a 9 ex hombres del ejército quienes tuvieron cualquier tipo de participación en la realización de estos crímenes.

En las declaraciones emitidas por el propio Cheyre a la prensa junto con la declaración de su defensa, señala que el ex Comandante en Jefe no estaría involucrado en estos hechos, ya que él no formaba parte de las decisiones que se adoptaban en el regimiento, en donde prestaba la función de ayudante del comandante del Regimiento Arica, Coronel Ariosto Lapostol. Sin embargo, y como es lógico interpretar del cargo de secretario que prestaba Cheyre, según su propia definición, claramente tenía conocimiento de los hechos que ocurrían en el regimiento, pues se comprende como la mano derecha de Ariosto Lapostol. No prestaba su opinión o consentimiento, pero ejercía como ministro de fe de las acciones adoptadas por Lapostol.

La figura que ha intentado construir el propio Juan Emilio Cheyre de su paso por diferentes cargos públicos, ha quedado totalmente oscurecida por el reciente fallo. El General en retiro ha estado presente en diversas ocasiones en donde se ha mostrado como un modelo a seguir, tanto para el ejército como para la opinión pública, sin embargo,  tras este fallo esa creación ficticia se viene abajo. Aunque el propio afectado niegue participación alguna en delitos de derechos humanos, aunque haya estado bajo la jerarquía de cualquier Comandante, aunque haya tenido 26 años; el silenció violaciones a los Derechos Humanos por más de 40 años. El General del Nunca Más, aunque se encuentre incrédulo del propio fallo, y lo considere como “una confluencia perversa entre dos extremos”[1], deberá asumir las consecuencias que le traerá consigo esta resolución, que busca dar justicia a 15 familias y a un país entero.

0 comentarios:

Publicar un comentario